Aquelarre político vs ciudadanía participativa

Nunca el estado gobernado por priistas ha combatido la corrupción, por el contrario: hicieron de la corrupción la forma de gobernar. Pistola en mano, o utilizando los aparatos de seguridad a su antojo, como cuerpos de matarifes, los gobernantes en turno, como hombres de horca y cuchillo, llegaron a saquear el erario. Entraban pobres a gobernar y salían ricos de manera ofensiva.

Pusieron a los jueces que querían para protegerse de posibles denuncias, a los procuradores como “guardaespaldas” y a todos y a cada uno de ellos: les extendieron cheques en blanco para que se cobraran los favores como quisieran. Exigir justicia se volvió un mercado negro de porquerías, prostitución y vandalismo. La estulticia fue la moda y la inmoralidad el sello de la casa.IMG_1872

Tras años de destrucción del Estado de Derecho, el entramado social cedió rompiendo los lazos ciudadanos… ¡rásquense como puedan! se convirtió en la máxima para sobrevivir quebrándole las piernas a una ciudadanía que apenas comenzaba a caminar. Asesinatos ordenados por el gobierno, bajo la lógica de la razón de Estado, fueron callando a las oposiciones y la libertad de expresión fue silenciada ante la explosión atroz de los cuernos de chivo utilizados para acribillar a los periodistas. La coartada era perfecta: en el rio revuelto del narcotráfico, policías-narcos, se dieron a la tarea de asesinar a los opositores.

¡Rásquense como puedan! se hizo la ley de la selva y hasta el ciudadano común buscó los favores del poderoso y en su ansia lo imitó a la perfección; la prostitución saltó del asfalto a la burocracia, a las curules y a las magistraturas y el trasiego sexual en el Ejecutivo era credencial obligada para entrar al aquelarre político. Obvio, nada de amor romántico, heroico, que diera plena satisfacción y la construcción del otro, de la otra, del objeto del amor como diría Fromm, nada… un sexo cosificado que como mercancía se trasiega en el mercado de lo político. Pienso que ahí está la clave, en los insatisfechos, en los que no aman realmente, en los que desde su abandono y sus horrorosos complejos, entran a la corrupción para vengarse de la sociedad, que ellos culpan de sus propios errores.

¡Falso! son ellos, los corruptos, los que en sus fracasos éticos y morales corrompen la sociedad y le echan la culpa a otros, a todos los demás, a los que se niegan por su ética a corromperse.

Bastó la honestidad de una periodista de prestigio como Carmen Aristegui, para que el “Secretario de Seguridad Pública” Bermúdez Zurita renunciara a su cargo, dizque para defenderse mejor, ante el descubrimiento de casas de valor multimillonario compradas a partir de tener el cargo… ya lo sabemos, son los tiempos necesarios para salir huyendo, comprar jueces, poner amparos, vender las propiedades y hasta pedir “perdón” por lo robado. Todo un juego legaloide que, en el perforado estado de derecho (así en minúsculas) se puede hacer para no ser procesado por ningún delito. Todo el gobierno se ha vuelto un cochinero: los diputados votaron a favor de que Zurita se convirtiera en Secretario de Seguridad Pública a pesar de que según la ley: no tenía todos los méritos para ocuparlo, es decir, dispensaron esa falta de requisitos y con ello, le dieron la anuencia para la corrupción, al mostrar los mismos diputados que la ley es “guanga” se hace como chicle y se puede hacer con ella lo que se quiera… aaaah, pero esos diputados que votaron a favor de que Zurita fuera el secretario de seguridad pública, no lo hicieron gratis, basta con buscar sus cuentas de bancos por esos días en que votaron y con toda seguridad, sus saldos aumentaron, pues hasta hoy y sólo con contadas excepciones: ¡Los diputados son meretrices del poder legislativo! Ese estado de cosas llega a los horrores de la época de López “Porpillo” quien mandó que la UNAM le diera el doctorado Honoris Causa al nefasto jefe de la policía del entonces DF: Arturo el “Negro Durazo” o aquí, cuando los diputados se vendieron para entronizar a Dante Delgado Rannauro como “gobernador sustituto” haciendo fraude a la ley, haciéndola a modo un día para aplicarla al otro día, aquello fue un gobierno dantesco y los diputados que lo ungieron viven cínicamente sin sentir culpa alguna. Así está haciendo Duarte antes de abandonar el gobierno.

En el aquelarre político de Duarte, ningún poder se salva, pero lo más trágico es que tampoco las oposiciones políticas, cuya esencia estaría en plantear un cambio de gobierno y sobre todo: con más control y manejo de los recursos públicos; con una eficaz rendición de cuentas y sanción a los corruptos, con políticas públicas pertinentes, realizadas de manera eficaz y eficiente, con un modelo de participación ciudadana que tenga como ethos el bien común y el imperio del Estado de Derecho, pero nada: basta con ver como se enriquecen los diputados, como abren negocios de la noche a la mañana, como se hacen de bienes muebles e inmuebles sin que haya una relación lógica entre lo que ganan honradamente y las cantidades que ostentan y lo peor, los nuevos ricos son vulgares, fantoches, sin gusto alguno que trascienda la cultura original de México, de Veracruz.

Ahí está como botón de muestra la imagen que ronda en las redes de internet del diputado electo Sergio Rodríguez (http://metropolitanoags.blogspot.mx/2015/12/presidente-del-prd-en-veracruz-posa-en.html) que la dirección estatal del PRD y su Consejo, eligió en la primera posición de su lista plurinominal: ¡Grotesco, obeso, semidesnudo, y con mucho dinero sobre la cama! ¿Cómo se llega a asociar desnudez con el dinero? ¿Qué perversa personalidad se debe de tener para exhibirse así, vende su cuerpo, prostituye gente, qué? ¿Qué tipo de partido de oposición es capaz de poner en su lista plurinominal a una persona así? ¿Qué tipo de militancia tiene un partido que soporta tanta bazofia? Sencillo: ¡a un partido corrupto y ajeno totalmente a un ideario de izquierda!, solamente a un partido que es la caricatura del PRI y que quiere vivir como el PRI, robándose el erario y exponiendo sus miserias y sus traumas psicológicos.

No solamente este PRD está sumido en la corrupción, bastará con investigar cuentas bancarias y cotejarlas con sus supuestos ingresos para probarlo y eso, tarde o temprano, investigaciones como las de Aristegui con Zurita, darán cuenta de la corrupción que anida en el PRD; pero así están los demás partidos; en el rásquense como puedan, panistas, petistas, panalistas, pevenistas, y etcétera, han hecho de la política un mercado de ambición y corrupción y el ambiente se acrecienta desde el momento en que, tengo entendido y si me equivoco acepto aclaraciones, solamente una diputada local hizo su declaración 3de3 ¿porqué?, por que en el fondo cada uno de los diputados y diputadas, piensan en su fuero interno, hacerse ricos a como de lugar, corroborando la máxima del Tlacuache Garizurieta: ¡No me den, pónganme donde hay!, es decir, bajo la piel y del discurso populista y demagógico, se encuentra el político que no quiere el bien común, sino: su riqueza personal a costa del bienestar del pueblo.

Vean cuantos familiares están en las nóminas, en cargos comprados o transados en las negociaciones que traicionan al pueblo, como aviadores o simples rateros de la cosa pública… Zurita es la punta del iceberg.

Pero… les tengo una mala noticia a los corruptos: la sociedad civil está creciendo y está aprendiendo a cobrar las “facturas” a los malos gobernantes; ahora si está importando la reputación de los candidatos, su capacidad académica sin títulos falsos o comprados, su disposición y eficiencia en el trabajo; en suma, estamos aprendiendo a exigir que rindan cuentas y nos digan los motivos por los que decidieron tal o cual acción en las políticas públicas; ya conocemos el camino hacia la judicialización de la política y su corrupción se la cobraremos con el “voto de castigo”, pero aún más: iremos a denunciarlos por corruptos y les revocaremos el mandato.

Una ciudadanía participativa que está aprendiendo a ser contraloría social y exige la rendición de cuentas y las vincula a la acción penal, es la única que puede acabar con el aquelarre político de la cultura priista.

¡No seas priista esbozado!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s